ESPECIAL: Capital argentina presenta calles vacías y controles estrictos en regreso a fase uno de cuarentena por COVID-19

Actualizado 2020-07-02 04:26:02 | Spanish. xinhuanet. com

ARGENTINA-BUENOS AIRES-COVID-19

Un repartidor porta una mascarilla mientras realiza la entrega de artículos a domicilio, en la ciudad de Buenos Aires, capital de Argentina, el 1 de julio de 2020. La ciudad argentina de Buenos Aires presentó el miércoles calles vacías, controles callejeros estrictos y locales comerciales cerrados en el regreso a la fase uno del aislamiento social, preventivo y obligatorio, establecido por el gobierno ante el alto número de casos de la enfermedad causada por el nuevo coronavirus (COVID-19) que se reportan a diario. (Xinhua/Martín Zabala)

BUENOS AIRES, 1 jul (Xinhua) -- La ciudad argentina de Buenos Aires presentó hoy calles vacías, controles callejeros estrictos y locales comerciales cerrados en el regreso a la fase uno del aislamiento social, preventivo y obligatorio, establecido por el gobierno ante el alto número de casos del nuevo coronavirus que se reportan a diario.

Un recorrido de Xinhua por los barrios de Villa Urquiza, Saavedra y Belgrano, en el norte de Buenos Aires, corroboró que la ciudad volvió a lucir blindada y con un panorama que busca repetir el que presentó el 20 de marzo pasado, cuando inició la cuarentena.

"Volvimos todo para atrás. No hay nadie en la calle, pero espero tener algo de trabajo con el correr de las horas", dijo a Xinhua el taxista Nicolás Sampedro, en el cruce de las calles Cabildo y Juramento, una zona comercial que lucía desierta en horas de la mañana.

A unas cuadras de esa esquina emblemática, la encargada del local "La Ruelle", ubicado en el número 2900 de la calle Echeverría, explicó que el comercio permanecerá cerrado hasta el próximo 17 de julio como consecuencia del regreso a la fase uno.

"No vamos a atender al público a puertas cerradas y tampoco podremos hacer envíos en línea. Vuelve a quedar todo paralizado por casi tres semanas", dijo la mujer.

La Capital Federal y el Gran Buenos Aires, distritos que conforman el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), regresaron a la fase uno del aislamiento ante el alto número de casos de COVID-19 que reportan a diario, equivalentes al 95 por ciento del total en el país sudamericano.

Los accesos a la ciudad de Buenos Aires tuvieron largas filas de automóviles y autobuses a la espera de controles, mientras que los centros de trasbordo para pasajeros del transporte público replicaron las restricciones, con permisos de acceso sólo para quienes desempeñan tareas esenciales.

"No pude seguir mi viaje porque mi pase no incluye el nombre de la persona a la que estoy yendo a cuidar. Espero que me lo manden para mostrarlo y poder subir al tren", dijo a Xinhua la enfermera Rosa Maciel, en la estación de trenes Belgrano R, de la línea Mitre.

Las autoridades de seguridad recibieron la instrucción de emitir actas de infracción a las personas que no cumplan con los requisitos para utilizar el transporte público.

El gobierno de la ciudad de Buenos Aires dio a conocer que en las primeras horas del miércoles, unos 10.000 vehículos circularon por autopistas de la capital, lo que representa un 42 por ciento menos respecto a una semana atrás.

La secretaria de Innovación Pública de la Jefatura de Gabinete, Micaela Sánchez Malcolm, dijo a la prensa local que los permisos de trabajo tramitados para circular son un 50 por ciento menos respecto a la semana pasada.

"El total de permisos es ahora de dos millones, más una serie de permisos especiales, que es inferior a los 150.000", dijo la funcionaria.

A su vez, la oficinista María del Carmen Ventura expresó a Xinhua en la esquina de las calles La Pampa y Superí, mientras aguardaba para ingresar a una entidad bancaria, que "hay menos gente en la calle".

"La semana pasada a esta hora éramos 10 personas, hoy somos cuatro. Se nota también que hay menos automóviles y muchos comercios cerrados", comentó la oficinista.

Por su parte, el ministro de Salud de la ciudad de Buenos Aires, Fernán de Quirós, valoró durante una conferencia de prensa el esfuerzo de los residentes, y señaló que el regreso a fase uno se estableció porque "el sistema de salud empezaba a estresarse".

Argentina registró el primer caso del nuevo coronavirus el 3 de marzo pasado, y hasta la mañana de este miércoles contabilizó 64.530 casos, de los cuales 27.103 corresponden a la ciudad de Buenos Aires.

   1 2   

 
Para cualquier sugerencia o consulta puede ponerse en contacto con nosotros a través del siguiente correo
electrónico:spanish@xinhuanet.com
分享
Xinhuanet

ESPECIAL: Capital argentina presenta calles vacías y controles estrictos en regreso a fase uno de cuarentena por COVID-19

Spanish.xinhuanet.com 2020-07-02 04:26:02

ARGENTINA-BUENOS AIRES-COVID-19

Un repartidor porta una mascarilla mientras realiza la entrega de artículos a domicilio, en la ciudad de Buenos Aires, capital de Argentina, el 1 de julio de 2020. La ciudad argentina de Buenos Aires presentó el miércoles calles vacías, controles callejeros estrictos y locales comerciales cerrados en el regreso a la fase uno del aislamiento social, preventivo y obligatorio, establecido por el gobierno ante el alto número de casos de la enfermedad causada por el nuevo coronavirus (COVID-19) que se reportan a diario. (Xinhua/Martín Zabala)

BUENOS AIRES, 1 jul (Xinhua) -- La ciudad argentina de Buenos Aires presentó hoy calles vacías, controles callejeros estrictos y locales comerciales cerrados en el regreso a la fase uno del aislamiento social, preventivo y obligatorio, establecido por el gobierno ante el alto número de casos del nuevo coronavirus que se reportan a diario.

Un recorrido de Xinhua por los barrios de Villa Urquiza, Saavedra y Belgrano, en el norte de Buenos Aires, corroboró que la ciudad volvió a lucir blindada y con un panorama que busca repetir el que presentó el 20 de marzo pasado, cuando inició la cuarentena.

"Volvimos todo para atrás. No hay nadie en la calle, pero espero tener algo de trabajo con el correr de las horas", dijo a Xinhua el taxista Nicolás Sampedro, en el cruce de las calles Cabildo y Juramento, una zona comercial que lucía desierta en horas de la mañana.

A unas cuadras de esa esquina emblemática, la encargada del local "La Ruelle", ubicado en el número 2900 de la calle Echeverría, explicó que el comercio permanecerá cerrado hasta el próximo 17 de julio como consecuencia del regreso a la fase uno.

"No vamos a atender al público a puertas cerradas y tampoco podremos hacer envíos en línea. Vuelve a quedar todo paralizado por casi tres semanas", dijo la mujer.

La Capital Federal y el Gran Buenos Aires, distritos que conforman el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), regresaron a la fase uno del aislamiento ante el alto número de casos de COVID-19 que reportan a diario, equivalentes al 95 por ciento del total en el país sudamericano.

Los accesos a la ciudad de Buenos Aires tuvieron largas filas de automóviles y autobuses a la espera de controles, mientras que los centros de trasbordo para pasajeros del transporte público replicaron las restricciones, con permisos de acceso sólo para quienes desempeñan tareas esenciales.

"No pude seguir mi viaje porque mi pase no incluye el nombre de la persona a la que estoy yendo a cuidar. Espero que me lo manden para mostrarlo y poder subir al tren", dijo a Xinhua la enfermera Rosa Maciel, en la estación de trenes Belgrano R, de la línea Mitre.

Las autoridades de seguridad recibieron la instrucción de emitir actas de infracción a las personas que no cumplan con los requisitos para utilizar el transporte público.

El gobierno de la ciudad de Buenos Aires dio a conocer que en las primeras horas del miércoles, unos 10.000 vehículos circularon por autopistas de la capital, lo que representa un 42 por ciento menos respecto a una semana atrás.

La secretaria de Innovación Pública de la Jefatura de Gabinete, Micaela Sánchez Malcolm, dijo a la prensa local que los permisos de trabajo tramitados para circular son un 50 por ciento menos respecto a la semana pasada.

"El total de permisos es ahora de dos millones, más una serie de permisos especiales, que es inferior a los 150.000", dijo la funcionaria.

A su vez, la oficinista María del Carmen Ventura expresó a Xinhua en la esquina de las calles La Pampa y Superí, mientras aguardaba para ingresar a una entidad bancaria, que "hay menos gente en la calle".

"La semana pasada a esta hora éramos 10 personas, hoy somos cuatro. Se nota también que hay menos automóviles y muchos comercios cerrados", comentó la oficinista.

Por su parte, el ministro de Salud de la ciudad de Buenos Aires, Fernán de Quirós, valoró durante una conferencia de prensa el esfuerzo de los residentes, y señaló que el regreso a fase uno se estableció porque "el sistema de salud empezaba a estresarse".

Argentina registró el primer caso del nuevo coronavirus el 3 de marzo pasado, y hasta la mañana de este miércoles contabilizó 64.530 casos, de los cuales 27.103 corresponden a la ciudad de Buenos Aires.

   1 2 >>  

010020070760000000000000011100001391815351