Zhuhai, el desarrollo tranquilo

Actualizado 2017-11-20 09:36:48 | Spanish. xinhuanet. com

Por Víctor Honorato Touceda

La ciudad del oeste del delta del río de la Perla pretende conjugar crecimiento con calidad de vida

China cambia tanto y tan rápidamente que es difícil describirla con garantías aun habiendo vivido allí un tiempo, algo que repiten a menudo los extranjeros que tienen la ocasión de viajar por el país. Lo que un día era un pueblo, quizás en dos años es una ciudad mediana y en 10 una megaurbe de millones de habitantes. La evolución es tan acelerada que da vértigo y uno se la pierde si pestañea demasiado despacio. Visitar la ciudad de Zhuhai en 2017 permite captar una imagen de ese desarrollo en un fase intermedia, cuando la magnitud de la transformación todavía no supera al observador.

Zhuhai está en la margen derecha del delta del río de la Perla, en la provincia de Guangdong, y limita con Macao al este. Si Shenzhen fue la respuesta del Partido Comunista a Hong Kong cuando comenzó a experimentar a finales de los 70 con la apertura comercial, Zhuhai lo es también, en cierto modo, respecto de la antigua colonia portuguesa.

Pero en Zhuhai el desarrollo no ha sido tan desmesurado. Aunque habitada intermitemente desde hace milenios, según asegura el gobierno, hace cuarenta años era poco más que un pueblo pesquero. Declarada Zona Económica Especial en la década de los 80, la ciudad es hoy extensa y reúne varios distritos metropolitanos, pero la población todavía se mantiene por debajo de los dos millones, una nadería, en términos de China.

(Xinhua/Yin Nan)

Zhuhai mantiene el verde tropical, tiene playa y un paseo marítimo de casi 30 kilómetros que el ayuntamiento llama “ruta de los amantes” y en algunos tramos es agradable de recorrer de día o de noche, salvo tifón, bajo los casi permanentes 25 grados de temperatura. Los habituales bloques de rascacielos abigarrados respetan la línea de costa en buena medida, lo cual es un plus. Este comedimiento con el acero y el cemento mereció el reconocimiento de ONU-Hábitat, El Programa de Naciones Unidas para los Asentamientos Humanos, que en 1999 la premió por la mejora del entorno vital por idear “un plan científico y sensato con el objetivo de convertir un apartado pueblo de pescadores en una moderna ciudad-jardín frente al mar que proporcionara a sus habitantes un buen nivel de vida”.

La situación geográfica ha convencido al gobierno de que Zhuhai puede ser un emplazamiento ideal como centro económico centrado en la manufactura avanzada, donde ya está asentado el omnipresente fabricante de aparatos de aire acondicionado Gree o la China Aviation Industry General Aircraft Corporation (CAIGA), del sector aeronáutico. A ello contribuirá probablemente la mastodóntica infraestructura que es el puente Hong-Kong-Zhuhai-Macao, que atraviesa el delta de este a oeste a lo largo de 55 kilómetros, 23 de ellos bajo el agua. La visión de los arcos del puente perdiéndose en el horizonte más allá del mar invita al principio a frotarse los ojos de incredulidad, pero parece que los 110.000 millones de yuanes (casi 16.000 millones de dólares) de inversión han llegado a destino y el puente estará operativo en 2018.


El emplazamiento estratégico y la calidad de vida también ha dado pie a que Zhuhai haya sido elegido como base para explotar las cada vez más estrechas relaciones comerciales entre el gigante asiático y Latinoamérica. Para ello ha construido, en el distrito de Hengqin, un Parque de Cooperación Económica y Comercial donde quiere que se instalen las empresas del otro lado del Pacífico. 245.000 metros cuadrados proyectados de terrenos y más de 2.500 millones de yuanes (unos 377.000 dólares) de inversión hacen pensar que la propuesta va en serio.

La primera fase del parque fue inaugurado formalmente en la Exposición China-Latinoamérica y Caribe (EXPO CLAC) celebrada la semana pasada en el Centro Internacional de Convenciones y Exposiciones de la ciudad. Diplomáticos y empresarios de las dos orillas intercambiaron impresiones y contactos para dar el pistoletazo de salida a este intento de llevar la colaboración intercontinental a una nueva escala.

Al lado del puerto pesquero, donde amarran algunas embarcaciones de madera que todavía son hogar de familias de pescadores, se ve el palacio de la ópera, en forma de concha de vieira y una vez más, una obra descomunal, que ocupa 50.000 metros cuadrados y costó 158 millones de dólares, según el gobierno local. Son dos estampas del mismo país y dos épocas. Lo que será de ellas en 10 años está por ver, pero será, con toda probabilidad, distinto.

Imprimir Enviar Rss
Para cualquier sugerencia o consulta puede ponerse en contacto con nosotros a través del siguiente correo
electrónico:spanish@xinhuanet.com
分享
Xinhuanet

Zhuhai, el desarrollo tranquilo

Spanish.xinhuanet.com 2017-11-20 09:36:48

Por Víctor Honorato Touceda

La ciudad del oeste del delta del río de la Perla pretende conjugar crecimiento con calidad de vida

China cambia tanto y tan rápidamente que es difícil describirla con garantías aun habiendo vivido allí un tiempo, algo que repiten a menudo los extranjeros que tienen la ocasión de viajar por el país. Lo que un día era un pueblo, quizás en dos años es una ciudad mediana y en 10 una megaurbe de millones de habitantes. La evolución es tan acelerada que da vértigo y uno se la pierde si pestañea demasiado despacio. Visitar la ciudad de Zhuhai en 2017 permite captar una imagen de ese desarrollo en un fase intermedia, cuando la magnitud de la transformación todavía no supera al observador.

Zhuhai está en la margen derecha del delta del río de la Perla, en la provincia de Guangdong, y limita con Macao al este. Si Shenzhen fue la respuesta del Partido Comunista a Hong Kong cuando comenzó a experimentar a finales de los 70 con la apertura comercial, Zhuhai lo es también, en cierto modo, respecto de la antigua colonia portuguesa.

Pero en Zhuhai el desarrollo no ha sido tan desmesurado. Aunque habitada intermitemente desde hace milenios, según asegura el gobierno, hace cuarenta años era poco más que un pueblo pesquero. Declarada Zona Económica Especial en la década de los 80, la ciudad es hoy extensa y reúne varios distritos metropolitanos, pero la población todavía se mantiene por debajo de los dos millones, una nadería, en términos de China.

(Xinhua/Yin Nan)

Zhuhai mantiene el verde tropical, tiene playa y un paseo marítimo de casi 30 kilómetros que el ayuntamiento llama “ruta de los amantes” y en algunos tramos es agradable de recorrer de día o de noche, salvo tifón, bajo los casi permanentes 25 grados de temperatura. Los habituales bloques de rascacielos abigarrados respetan la línea de costa en buena medida, lo cual es un plus. Este comedimiento con el acero y el cemento mereció el reconocimiento de ONU-Hábitat, El Programa de Naciones Unidas para los Asentamientos Humanos, que en 1999 la premió por la mejora del entorno vital por idear “un plan científico y sensato con el objetivo de convertir un apartado pueblo de pescadores en una moderna ciudad-jardín frente al mar que proporcionara a sus habitantes un buen nivel de vida”.

La situación geográfica ha convencido al gobierno de que Zhuhai puede ser un emplazamiento ideal como centro económico centrado en la manufactura avanzada, donde ya está asentado el omnipresente fabricante de aparatos de aire acondicionado Gree o la China Aviation Industry General Aircraft Corporation (CAIGA), del sector aeronáutico. A ello contribuirá probablemente la mastodóntica infraestructura que es el puente Hong-Kong-Zhuhai-Macao, que atraviesa el delta de este a oeste a lo largo de 55 kilómetros, 23 de ellos bajo el agua. La visión de los arcos del puente perdiéndose en el horizonte más allá del mar invita al principio a frotarse los ojos de incredulidad, pero parece que los 110.000 millones de yuanes (casi 16.000 millones de dólares) de inversión han llegado a destino y el puente estará operativo en 2018.


El emplazamiento estratégico y la calidad de vida también ha dado pie a que Zhuhai haya sido elegido como base para explotar las cada vez más estrechas relaciones comerciales entre el gigante asiático y Latinoamérica. Para ello ha construido, en el distrito de Hengqin, un Parque de Cooperación Económica y Comercial donde quiere que se instalen las empresas del otro lado del Pacífico. 245.000 metros cuadrados proyectados de terrenos y más de 2.500 millones de yuanes (unos 377.000 dólares) de inversión hacen pensar que la propuesta va en serio.

La primera fase del parque fue inaugurado formalmente en la Exposición China-Latinoamérica y Caribe (EXPO CLAC) celebrada la semana pasada en el Centro Internacional de Convenciones y Exposiciones de la ciudad. Diplomáticos y empresarios de las dos orillas intercambiaron impresiones y contactos para dar el pistoletazo de salida a este intento de llevar la colaboración intercontinental a una nueva escala.

Al lado del puerto pesquero, donde amarran algunas embarcaciones de madera que todavía son hogar de familias de pescadores, se ve el palacio de la ópera, en forma de concha de vieira y una vez más, una obra descomunal, que ocupa 50.000 metros cuadrados y costó 158 millones de dólares, según el gobierno local. Son dos estampas del mismo país y dos épocas. Lo que será de ellas en 10 años está por ver, pero será, con toda probabilidad, distinto.

010020070760000000000000011100001367646191