Tradición de tocar el organillero en la Ciudad de México

Actualizado 2017-11-15 11:31:42 | Spanish. xinhuanet. com

 CIUDAD DE MEXICO, noviembre 14, 2017 (Xinhua) -- Juan Manuel (d), organillero desde hace más de 18 años, toca en el Centro Histórico de la Ciudad de México, capital de México, el 14 de noviembre de 2017. De acuerdo con información de la prensa local, decenas de personas se dedican al oficio de organillero o cilindrero en la Ciudad de México, una tradición de origen alemán con más de un siglo de historia en el país. Su uniforme está basado en el de "Los dorados", el ejército de Pancho Villa, y se ganan la vida tocando el instrumento a diario por las calles más concurridas de la ciudad, con un repertorio por lo general compuesto de melodías que evocan a la cultura mexicana. Sin embargo, no son muchos quienes continúan con este legado, debido a que es difícil lograr el sustento económico suficiente para sobrevivir pues, en su mayoría, quienes se dedican a este oficio pagan una renta diaria de cerca de 200 pesos mexicanos al dueño del instrumento para poder usarlo, por lo que deben cumplir con jornadas de más de 8 horas para lograr un ingreso que les permita vivir de esta tradición. Además, la antigüedad y falta de mantenimiento a los organillos provoca su desafinación, por lo que, a pesar de ser un importante atractivo para los turistas, para muchos de los que transitan diariamente por la zona se han convertido en una molestia. A pesar de las dificultades, muchas de las personas que aún desarrollan esta actividad lo hacen por tradición familiar, y por tanto tienen un especial cariño hacia la profesión que ejercen con la convicción de no dejar perder uno de los símbolos más emblemáticos de la ciudad. (Xinhua/Andrés Moreno)                            

CIUDAD DE MEXICO, noviembre 14, 2017 (Xinhua) -- Un organillero toca en el Centro Histórico de la Ciudad de México, capital de México, el 14 de noviembre de 2017. De acuerdo con información de la prensa local, decenas de personas se dedican al oficio de organillero o cilindrero en la Ciudad de México, una tradición de origen alemán con más de un siglo de historia en el país. Su uniforme está basado en el de "Los dorados", el ejército de Pancho Villa, y se ganan la vida tocando el instrumento a diario por las calles más concurridas de la ciudad, con un repertorio por lo general compuesto de melodías que evocan a la cultura mexicana. Sin embargo, no son muchos quienes continúan con este legado, debido a que es difícil lograr el sustento económico suficiente para sobrevivir pues, en su mayoría, quienes se dedican a este oficio pagan una renta diaria de cerca de 200 pesos mexicanos al dueño del instrumento para poder usarlo, por lo que deben cumplir con jornadas de más de 8 horas para lograr un ingreso que les permita vivir de esta tradición. Además, la antigüedad y falta de mantenimiento a los organillos provoca su desafinación, por lo que, a pesar de ser un importante atractivo para los turistas, para muchos de los que transitan diariamente por la zona se han convertido en una molestia. A pesar de las dificultades, muchas de las personas que aún desarrollan esta actividad lo hacen por tradición familiar, y por tanto tienen un especial cariño hacia la profesión que ejercen con la convicción de no dejar perder uno de los símbolos más emblemáticos de la ciudad. (Xinhua/Andrés Moreno)

 CIUDAD DE MEXICO, noviembre 14, 2017 (Xinhua) -- Una organillera toca en el Centro Histórico de la Ciudad de México, capital de México, el 14 de noviembre de 2017. De acuerdo con información de la prensa local, decenas de personas se dedican al oficio de organillero o cilindrero en la Ciudad de México, una tradición de origen alemán con más de un siglo de historia en el país. Su uniforme está basado en el de "Los dorados", el ejército de Pancho Villa, y se ganan la vida tocando el instrumento a diario por las calles más concurridas de la ciudad, con un repertorio por lo general compuesto de melodías que evocan a la cultura mexicana. Sin embargo, no son muchos quienes continúan con este legado, debido a que es difícil lograr el sustento económico suficiente para sobrevivir pues, en su mayoría, quienes se dedican a este oficio pagan una renta diaria de cerca de 200 pesos mexicanos al dueño del instrumento para poder usarlo, por lo que deben cumplir con jornadas de más de 8 horas para lograr un ingreso que les permita vivir de esta tradición. Además, la antigüedad y falta de mantenimiento a los organillos provoca su desafinación, por lo que, a pesar de ser un importante atractivo para los turistas, para muchos de los que transitan diariamente por la zona se han convertido en una molestia. A pesar de las dificultades, muchas de las personas que aún desarrollan esta actividad lo hacen por tradición familiar, y por tanto tienen un especial cariño hacia la profesión que ejercen con la convicción de no dejar perder uno de los símbolos más emblemáticos de la ciudad. (Xinhua/Andrés Moreno) 

(2)MEXICO-CIUDAD DE MEXICO-SOCIEDAD-EVENTO-SERIE

CIUDAD DE MEXICO, noviembre 14, 2017 (Xinhua) -- Juan Manuel, organillero desde hace más de 18 años, toca en el Centro Histórico de la Ciudad de México, capital de México, el 14 de noviembre de 2017. De acuerdo con información de la prensa local, decenas de personas se dedican al oficio de organillero o cilindrero en la Ciudad de México, una tradición de origen alemán con más de un siglo de historia en el país. Su uniforme está basado en el de "Los dorados", el ejército de Pancho Villa, y se ganan la vida tocando el instrumento a diario por las calles más concurridas de la ciudad, con un repertorio por lo general compuesto de melodías que evocan a la cultura mexicana. Sin embargo, no son muchos quienes continúan con este legado, debido a que es difícil lograr el sustento económico suficiente para sobrevivir pues, en su mayoría, quienes se dedican a este oficio pagan una renta diaria de cerca de 200 pesos mexicanos al dueño del instrumento para poder usarlo, por lo que deben cumplir con jornadas de más de 8 horas para lograr un ingreso que les permita vivir de esta tradición. Además, la antigüedad y falta de mantenimiento a los organillos provoca su desafinación, por lo que, a pesar de ser un importante atractivo para los turistas, para muchos de los que transitan diariamente por la zona se han convertido en una molestia. A pesar de las dificultades, muchas de las personas que aún desarrollan esta actividad lo hacen por tradición familiar, y por tanto tienen un especial cariño hacia la profesión que ejercen con la convicción de no dejar perder uno de los símbolos más emblemáticos de la ciudad. (Xinhua/Andrés Moreno)

(3)MEXICO-CIUDAD DE MEXICO-SOCIEDAD-EVENTO-SERIE

CIUDAD DE MEXICO, noviembre 14, 2017 (Xinhua) -- Un organillero toca en el Centro Histórico de la Ciudad de México, capital de México, el 14 de noviembre de 2017. De acuerdo con información de la prensa local, decenas de personas se dedican al oficio de organillero o cilindrero en la Ciudad de México, una tradición de origen alemán con más de un siglo de historia en el país. Su uniforme está basado en el de "Los dorados", el ejército de Pancho Villa, y se ganan la vida tocando el instrumento a diario por las calles más concurridas de la ciudad, con un repertorio por lo general compuesto de melodías que evocan a la cultura mexicana. Sin embargo, no son muchos quienes continúan con este legado, debido a que es difícil lograr el sustento económico suficiente para sobrevivir pues, en su mayoría, quienes se dedican a este oficio pagan una renta diaria de cerca de 200 pesos mexicanos al dueño del instrumento para poder usarlo, por lo que deben cumplir con jornadas de más de 8 horas para lograr un ingreso que les permita vivir de esta tradición. Además, la antigüedad y falta de mantenimiento a los organillos provoca su desafinación, por lo que, a pesar de ser un importante atractivo para los turistas, para muchos de los que transitan diariamente por la zona se han convertido en una molestia. A pesar de las dificultades, muchas de las personas que aún desarrollan esta actividad lo hacen por tradición familiar, y por tanto tienen un especial cariño hacia la profesión que ejercen con la convicción de no dejar perder uno de los símbolos más emblemáticos de la ciudad. (Xinhua/Andrés Moreno)

 
Para cualquier sugerencia o consulta puede ponerse en contacto con nosotros a través del siguiente correo
electrónico:spanish@xinhuanet.com
分享
Xinhuanet

Tradición de tocar el organillero en la Ciudad de México

Spanish.xinhuanet.com 2017-11-15 11:31:42

 CIUDAD DE MEXICO, noviembre 14, 2017 (Xinhua) -- Juan Manuel (d), organillero desde hace más de 18 años, toca en el Centro Histórico de la Ciudad de México, capital de México, el 14 de noviembre de 2017. De acuerdo con información de la prensa local, decenas de personas se dedican al oficio de organillero o cilindrero en la Ciudad de México, una tradición de origen alemán con más de un siglo de historia en el país. Su uniforme está basado en el de "Los dorados", el ejército de Pancho Villa, y se ganan la vida tocando el instrumento a diario por las calles más concurridas de la ciudad, con un repertorio por lo general compuesto de melodías que evocan a la cultura mexicana. Sin embargo, no son muchos quienes continúan con este legado, debido a que es difícil lograr el sustento económico suficiente para sobrevivir pues, en su mayoría, quienes se dedican a este oficio pagan una renta diaria de cerca de 200 pesos mexicanos al dueño del instrumento para poder usarlo, por lo que deben cumplir con jornadas de más de 8 horas para lograr un ingreso que les permita vivir de esta tradición. Además, la antigüedad y falta de mantenimiento a los organillos provoca su desafinación, por lo que, a pesar de ser un importante atractivo para los turistas, para muchos de los que transitan diariamente por la zona se han convertido en una molestia. A pesar de las dificultades, muchas de las personas que aún desarrollan esta actividad lo hacen por tradición familiar, y por tanto tienen un especial cariño hacia la profesión que ejercen con la convicción de no dejar perder uno de los símbolos más emblemáticos de la ciudad. (Xinhua/Andrés Moreno)                            

CIUDAD DE MEXICO, noviembre 14, 2017 (Xinhua) -- Un organillero toca en el Centro Histórico de la Ciudad de México, capital de México, el 14 de noviembre de 2017. De acuerdo con información de la prensa local, decenas de personas se dedican al oficio de organillero o cilindrero en la Ciudad de México, una tradición de origen alemán con más de un siglo de historia en el país. Su uniforme está basado en el de "Los dorados", el ejército de Pancho Villa, y se ganan la vida tocando el instrumento a diario por las calles más concurridas de la ciudad, con un repertorio por lo general compuesto de melodías que evocan a la cultura mexicana. Sin embargo, no son muchos quienes continúan con este legado, debido a que es difícil lograr el sustento económico suficiente para sobrevivir pues, en su mayoría, quienes se dedican a este oficio pagan una renta diaria de cerca de 200 pesos mexicanos al dueño del instrumento para poder usarlo, por lo que deben cumplir con jornadas de más de 8 horas para lograr un ingreso que les permita vivir de esta tradición. Además, la antigüedad y falta de mantenimiento a los organillos provoca su desafinación, por lo que, a pesar de ser un importante atractivo para los turistas, para muchos de los que transitan diariamente por la zona se han convertido en una molestia. A pesar de las dificultades, muchas de las personas que aún desarrollan esta actividad lo hacen por tradición familiar, y por tanto tienen un especial cariño hacia la profesión que ejercen con la convicción de no dejar perder uno de los símbolos más emblemáticos de la ciudad. (Xinhua/Andrés Moreno)

 CIUDAD DE MEXICO, noviembre 14, 2017 (Xinhua) -- Una organillera toca en el Centro Histórico de la Ciudad de México, capital de México, el 14 de noviembre de 2017. De acuerdo con información de la prensa local, decenas de personas se dedican al oficio de organillero o cilindrero en la Ciudad de México, una tradición de origen alemán con más de un siglo de historia en el país. Su uniforme está basado en el de "Los dorados", el ejército de Pancho Villa, y se ganan la vida tocando el instrumento a diario por las calles más concurridas de la ciudad, con un repertorio por lo general compuesto de melodías que evocan a la cultura mexicana. Sin embargo, no son muchos quienes continúan con este legado, debido a que es difícil lograr el sustento económico suficiente para sobrevivir pues, en su mayoría, quienes se dedican a este oficio pagan una renta diaria de cerca de 200 pesos mexicanos al dueño del instrumento para poder usarlo, por lo que deben cumplir con jornadas de más de 8 horas para lograr un ingreso que les permita vivir de esta tradición. Además, la antigüedad y falta de mantenimiento a los organillos provoca su desafinación, por lo que, a pesar de ser un importante atractivo para los turistas, para muchos de los que transitan diariamente por la zona se han convertido en una molestia. A pesar de las dificultades, muchas de las personas que aún desarrollan esta actividad lo hacen por tradición familiar, y por tanto tienen un especial cariño hacia la profesión que ejercen con la convicción de no dejar perder uno de los símbolos más emblemáticos de la ciudad. (Xinhua/Andrés Moreno) 

(2)MEXICO-CIUDAD DE MEXICO-SOCIEDAD-EVENTO-SERIE

CIUDAD DE MEXICO, noviembre 14, 2017 (Xinhua) -- Juan Manuel, organillero desde hace más de 18 años, toca en el Centro Histórico de la Ciudad de México, capital de México, el 14 de noviembre de 2017. De acuerdo con información de la prensa local, decenas de personas se dedican al oficio de organillero o cilindrero en la Ciudad de México, una tradición de origen alemán con más de un siglo de historia en el país. Su uniforme está basado en el de "Los dorados", el ejército de Pancho Villa, y se ganan la vida tocando el instrumento a diario por las calles más concurridas de la ciudad, con un repertorio por lo general compuesto de melodías que evocan a la cultura mexicana. Sin embargo, no son muchos quienes continúan con este legado, debido a que es difícil lograr el sustento económico suficiente para sobrevivir pues, en su mayoría, quienes se dedican a este oficio pagan una renta diaria de cerca de 200 pesos mexicanos al dueño del instrumento para poder usarlo, por lo que deben cumplir con jornadas de más de 8 horas para lograr un ingreso que les permita vivir de esta tradición. Además, la antigüedad y falta de mantenimiento a los organillos provoca su desafinación, por lo que, a pesar de ser un importante atractivo para los turistas, para muchos de los que transitan diariamente por la zona se han convertido en una molestia. A pesar de las dificultades, muchas de las personas que aún desarrollan esta actividad lo hacen por tradición familiar, y por tanto tienen un especial cariño hacia la profesión que ejercen con la convicción de no dejar perder uno de los símbolos más emblemáticos de la ciudad. (Xinhua/Andrés Moreno)

(3)MEXICO-CIUDAD DE MEXICO-SOCIEDAD-EVENTO-SERIE

CIUDAD DE MEXICO, noviembre 14, 2017 (Xinhua) -- Un organillero toca en el Centro Histórico de la Ciudad de México, capital de México, el 14 de noviembre de 2017. De acuerdo con información de la prensa local, decenas de personas se dedican al oficio de organillero o cilindrero en la Ciudad de México, una tradición de origen alemán con más de un siglo de historia en el país. Su uniforme está basado en el de "Los dorados", el ejército de Pancho Villa, y se ganan la vida tocando el instrumento a diario por las calles más concurridas de la ciudad, con un repertorio por lo general compuesto de melodías que evocan a la cultura mexicana. Sin embargo, no son muchos quienes continúan con este legado, debido a que es difícil lograr el sustento económico suficiente para sobrevivir pues, en su mayoría, quienes se dedican a este oficio pagan una renta diaria de cerca de 200 pesos mexicanos al dueño del instrumento para poder usarlo, por lo que deben cumplir con jornadas de más de 8 horas para lograr un ingreso que les permita vivir de esta tradición. Además, la antigüedad y falta de mantenimiento a los organillos provoca su desafinación, por lo que, a pesar de ser un importante atractivo para los turistas, para muchos de los que transitan diariamente por la zona se han convertido en una molestia. A pesar de las dificultades, muchas de las personas que aún desarrollan esta actividad lo hacen por tradición familiar, y por tanto tienen un especial cariño hacia la profesión que ejercen con la convicción de no dejar perder uno de los símbolos más emblemáticos de la ciudad. (Xinhua/Andrés Moreno)

010020070760000000000000011100001367533911