Reforma estructural ha rendido resultados significativos en los últimos cinco años
                 Spanish.xinhuanet.com | 2017-10-17 04:23:17

 Por Xu Shaojun

El mundo acaba de observar algo fenomenal en China: durante las vacaciones de ocho días seguidos con motivo del Día Nacional, 705 millones de personas, equivalentes a la mitad de la población nacional o una décima parte de la mundial, se encontraban en viaje y el ingreso del turismo fue 583 mil millones de yuanes, aproximadamente como 90 mil millones de dólares USA.

Ello se debe, en primer lugar, a una red infraestructural poderosa y eficiente, con 496 mil kilómetros de carreteras que se extienden entre todas las ciudades y todos los poblados. De ellas,131 mil kilómetros son autopistas que ocupan el primer lugar en el mundo. Hay 124 mil kilómetros de vías ferroviarias en operación y de ellas, 22 mil son de alta velocidad. En 2016, 1.444 millones de personas viajaron en tren. La aviación civil tiene una capacidad que representa el segundo lugar en el mundo, con 218 aeropuertos distribuidos en distintas ciudades. Y por otra parte, gracias a los avances económicos y sociales, los chinos se permiten ahora dar el lujo de gozar de las facilidades de viaje, para no mencionar una cifra de 6 millones de chinos que salieron del país para viajar a 88 países como su destino durante la última fiesta nacional.

Hace cinco años, cuando Xi Jinping fue electo como el Secretario General del Partido Comunista de China y asumió el cargo del Presidente de la República Popular China en marzo de 2013, el país entró en una nueva normalidad del desarrollo económico. En otras palabras, un crecimiento económico de ritmo vertiginoso basado sobre un alto nivel del gasto energético, de la inversión extensiva y de la emisión del carbonato con un exceso de la capacidad productiva no podía continuarse. Se requería una reforma estructural en busca de un progreso no muy rápido pero de mejor calidad, de modo que los servicios y el consumo tuvieran mayor peso en la economía y se disminuyeran las diferencias entre la ciudad y el campo, mientras que el ingreso del pueblo viniera en aumento.

Xi formuló el concepto de un desarrollo inovador, equilibrado, abierto, verde y compartido y empezó a promover una reforma integral y profunda. De ella, la clave, en este momento, consiste en la reforma del lado de oferta, para superar aquellas deficiencias observadas en el comportamiento económico y elevar la calidad y la eficiencia de la oferta. Luego, planteó el criterio de la gobernanza del Estado por medio de la ley en forma integral en bien de una institucionalización y normalización de la vida del Estado y de la sociedad, con el fin de salvaguardar la justicia y la equidad.

Tomando en cuenta la realidad de que el Partido es el núcleo dirigente de todos los grupos étnicos y todas las actividades socioeconómicas en el país, planteó el disciplinamiento integral y riguroso del Partido, lo que ofrece una sólida garantía para la reforma estructural y la gobernanza del Estado por medio de la ley. Todos estos tres aspectos son apuntados a materializar la edificación integral de una sociedad modestamente acomodada para el año 2020,cuando se festeje el centenario de la fundación del Partido. Se trata de una meta gloriosa del pueblo chino. Y la Iniciativa de la Franja y la Ruta que busca el fomento de la interconectividad política, la conexión infraestructural, el flujo de bienes y de la finanza, así como el intercambio entre pueblos, se interpreta por una participación más activa en los asuntos internacionales por la comunidad del destino del ser humano, cuyo núcleo es la apertura, la inclusivdad y la cooperación win and win. Todo ello forma parte integral de un sistema ideológico sobre la gobernanza del Estado, que ha orientado, orienta y orientará el camino socialista con peculiaridades chinas, en su construcción política, económica, social, cultural y ecológica.

Si buscamos un resumen de lo expuesto, fácilmente llegamos a la conclusión de que las nuevas ideas de Xi Jinping sobre la gobernanza del Estado han rendido efectos notorios y elocuentes en los últimos cinco años. De 2013 a 2016, el promedio del crecimiento anual del PIB ha sido 7,2%, que tiene un peso como 15% en la economía mundial. Las previsiones sobre el crecimiento económico de China para el año en curso por parte de IMF o el Banco Mundial han sido elevadas a 6,8% o 6,7%.

El valor de los servicios es superior al de la industria y la aportación del consumo a la economía es como 55%. Para el final de 2016, la urbanización es 57,35% y 55 millones de personas se han librado de la pobreza extrema. En cada año, hay 13 millones de nuevos empleos. Por el espacio limitado, no podemos enumerar todos los avances en la ciencia y la teconología, tales como la supercomputadora más potente del mundo, el lanzamiento del satélite cuántico, la operación del banco nacional de gen, el mayor telescopio del mundo denominado FAST y conocido como el ojo celestial de China, entre muchos otros.

El Código Civil aprobado por la Asamblea Popular Nacional en marzo de 2017 simboliza la madurez del sistema del Derecho en el país y ofrece una protección integral para los derechos de todos los ciudadanos. Muchas personas, chinas y extranjeras, sostienen que China es, a lo mejor, el país de mejor seguridad pública en el mundo. La lucha contra la corrupción es cada día más objeto del apoyo del pueblo y una dirección científica, limpia y eficiente del Partido se entiende como un respaldo sólido de los avances socioeconómicos del país. Y el vínculo de amigos de China es cada día más amplio. Nunca hemos estado tan cerca de la meta que es la edificación integral de una sociedad modestamente acomodada, a pesar de las dificultades y desafíos a los que nos enfrentamos.

 
Para cualquier sugerencia o consulta puede ponerse en contacto con nosotros a través del siguiente correo
electrónico:spanish@xinhuanet.com
分享
Volver Arriba
Xinhuanet

Reforma estructural ha rendido resultados significativos en los últimos cinco años

Spanish.xinhuanet.com 2017-10-17 04:23:17

 Por Xu Shaojun

El mundo acaba de observar algo fenomenal en China: durante las vacaciones de ocho días seguidos con motivo del Día Nacional, 705 millones de personas, equivalentes a la mitad de la población nacional o una décima parte de la mundial, se encontraban en viaje y el ingreso del turismo fue 583 mil millones de yuanes, aproximadamente como 90 mil millones de dólares USA.

Ello se debe, en primer lugar, a una red infraestructural poderosa y eficiente, con 496 mil kilómetros de carreteras que se extienden entre todas las ciudades y todos los poblados. De ellas,131 mil kilómetros son autopistas que ocupan el primer lugar en el mundo. Hay 124 mil kilómetros de vías ferroviarias en operación y de ellas, 22 mil son de alta velocidad. En 2016, 1.444 millones de personas viajaron en tren. La aviación civil tiene una capacidad que representa el segundo lugar en el mundo, con 218 aeropuertos distribuidos en distintas ciudades. Y por otra parte, gracias a los avances económicos y sociales, los chinos se permiten ahora dar el lujo de gozar de las facilidades de viaje, para no mencionar una cifra de 6 millones de chinos que salieron del país para viajar a 88 países como su destino durante la última fiesta nacional.

Hace cinco años, cuando Xi Jinping fue electo como el Secretario General del Partido Comunista de China y asumió el cargo del Presidente de la República Popular China en marzo de 2013, el país entró en una nueva normalidad del desarrollo económico. En otras palabras, un crecimiento económico de ritmo vertiginoso basado sobre un alto nivel del gasto energético, de la inversión extensiva y de la emisión del carbonato con un exceso de la capacidad productiva no podía continuarse. Se requería una reforma estructural en busca de un progreso no muy rápido pero de mejor calidad, de modo que los servicios y el consumo tuvieran mayor peso en la economía y se disminuyeran las diferencias entre la ciudad y el campo, mientras que el ingreso del pueblo viniera en aumento.

Xi formuló el concepto de un desarrollo inovador, equilibrado, abierto, verde y compartido y empezó a promover una reforma integral y profunda. De ella, la clave, en este momento, consiste en la reforma del lado de oferta, para superar aquellas deficiencias observadas en el comportamiento económico y elevar la calidad y la eficiencia de la oferta. Luego, planteó el criterio de la gobernanza del Estado por medio de la ley en forma integral en bien de una institucionalización y normalización de la vida del Estado y de la sociedad, con el fin de salvaguardar la justicia y la equidad.

Tomando en cuenta la realidad de que el Partido es el núcleo dirigente de todos los grupos étnicos y todas las actividades socioeconómicas en el país, planteó el disciplinamiento integral y riguroso del Partido, lo que ofrece una sólida garantía para la reforma estructural y la gobernanza del Estado por medio de la ley. Todos estos tres aspectos son apuntados a materializar la edificación integral de una sociedad modestamente acomodada para el año 2020,cuando se festeje el centenario de la fundación del Partido. Se trata de una meta gloriosa del pueblo chino. Y la Iniciativa de la Franja y la Ruta que busca el fomento de la interconectividad política, la conexión infraestructural, el flujo de bienes y de la finanza, así como el intercambio entre pueblos, se interpreta por una participación más activa en los asuntos internacionales por la comunidad del destino del ser humano, cuyo núcleo es la apertura, la inclusivdad y la cooperación win and win. Todo ello forma parte integral de un sistema ideológico sobre la gobernanza del Estado, que ha orientado, orienta y orientará el camino socialista con peculiaridades chinas, en su construcción política, económica, social, cultural y ecológica.

Si buscamos un resumen de lo expuesto, fácilmente llegamos a la conclusión de que las nuevas ideas de Xi Jinping sobre la gobernanza del Estado han rendido efectos notorios y elocuentes en los últimos cinco años. De 2013 a 2016, el promedio del crecimiento anual del PIB ha sido 7,2%, que tiene un peso como 15% en la economía mundial. Las previsiones sobre el crecimiento económico de China para el año en curso por parte de IMF o el Banco Mundial han sido elevadas a 6,8% o 6,7%.

El valor de los servicios es superior al de la industria y la aportación del consumo a la economía es como 55%. Para el final de 2016, la urbanización es 57,35% y 55 millones de personas se han librado de la pobreza extrema. En cada año, hay 13 millones de nuevos empleos. Por el espacio limitado, no podemos enumerar todos los avances en la ciencia y la teconología, tales como la supercomputadora más potente del mundo, el lanzamiento del satélite cuántico, la operación del banco nacional de gen, el mayor telescopio del mundo denominado FAST y conocido como el ojo celestial de China, entre muchos otros.

El Código Civil aprobado por la Asamblea Popular Nacional en marzo de 2017 simboliza la madurez del sistema del Derecho en el país y ofrece una protección integral para los derechos de todos los ciudadanos. Muchas personas, chinas y extranjeras, sostienen que China es, a lo mejor, el país de mejor seguridad pública en el mundo. La lucha contra la corrupción es cada día más objeto del apoyo del pueblo y una dirección científica, limpia y eficiente del Partido se entiende como un respaldo sólido de los avances socioeconómicos del país. Y el vínculo de amigos de China es cada día más amplio. Nunca hemos estado tan cerca de la meta que es la edificación integral de una sociedad modestamente acomodada, a pesar de las dificultades y desafíos a los que nos enfrentamos.

010020070760000000000000011100141366830491