Estudiante china gana concurso “Cuba y China: 170 años de una amistad indestructible”

Actualizado 2017-07-21 10:26:26 | Spanish. xinhuanet. com

Por ABEL ROSALES GINARTE

BEIJING, julio 21 (Xinhuanet) -- “Cuba y China: 170 años de una amistad indestructible”, es el nombre del concurso al que convocó la Embajada de Cuba en China para recordar la llegada de los primeros chinos al país caribeño. Estudiantes de todas las universidades del país que cuentan con Facultades de Español participaron en el mismo. 

Cui Yue (崔玥), de la Universidad de Economía y Comercio Internacional (UIBE) en Beijing obtuvo el primer premio con la investigación titulada: "El vínculo musical entre Cuba y China". La joven de 23 años quien acaba de terminar el primer año de posgrado defiende que la música es “puente de comunicación cultural y emocional entre Cuba y China desde el arribo de los primeros chinos a Cuba hasta hoy día”.

Cui nació en la provincia nororiental china de Liaoning y es graduada de la facultad de español de la UIBE. “Siempre me ha gustado la música. Cuando vi las películas Buena Vista Social Club y Calle 54, me absorbió la música latina y las historias de los artistas. Muchas canciones me dejan impresiones profundas”, confiesa en exclusiva para Xinhua. Entre las emociones que le trasmite la música caribeña, toma como ejemplo el bolero "Silencio" del compositor boricua Rafael Hernández que interpretan Omara Portuondo e Ibrahim Ferrer en el Buena Vista social Club.

Pero Cui, cuyo nombre en español es Gloria, también tiene otras preferencias: “También me gusta mucho Chucho Valdés, por su estilo auténtico de Jazz Latino. Cada vez que lo escucho me relaja mucho. Además me doy cuenta de que algunos elementos de la música latina se utilizan cada vez más en las canciones chinas, lo cual me parece un fenómeno interesante y significativo. Por eso decidí tomar este tema para mi trabajo”. Precisamente en su investigación escribe: “En 2015, tuvo lugar un concierto por los 500 años de fundación de La Habana, en el cual el gran pianista cubano, Chucho Valdés, y el chino, Lang Lang, llevaron al público al clímax con su colaboración musical. A lo largo de la historia, es evidente que la interacción cultural sino-cubana ha impulsado los contactos entre los dos estados, y la relación amistosa entre los dos gobiernos ha fomentado los intercambios sociales y culturales”.

Miguel Ángel Ramírez, jefe de la legación cubana en el dragón asiático durante la conmemoración de la efemérides reconoció que desde el 3 de junio de 1847 cuando atracó en La Habana el bergantín español Oquendo, que había zarpado de un puerto de la actual provincia de Fujian, con 206 chinos a bordo, el espíritu de rebeldía y tradición de lucha de los chinos se conectó con la nación cubana. Igualmente recordó la decisión de la Revolución Cubana de establecer vínculos con China en 1960 y el respeto y admiración de la mayor isla del Caribe por los valores y tradiciones de China.

Cui Yue no ha visitado Cuba pero estuvo en España hace tres años como estudiante de intercambio. Se siente fascinada por la riqueza y la diversidad cultural de los países hispanohablantes, especialmente de Cuba. “Siempre considero que el idioma es una llave para abrir las puertas de muchas culturas. Si no hubiera estudiado el español, no habría conocido a fondo la emotiva tristeza del flamenco, el misterio de las pirámides mexicanas o el romanticismo de las letras de las canciones cubanas. Además, el idioma español también me permite intercambiar ideas con amigos de diferentes países, lo que me ayuda a enriquecer mis conocimientos y a tener una mejor comprensión en el trato con otras personas”, destaca.

La Universidad de Economía y Comercio Internacional donde estudia fue fundada en 1951, una de las más importantes de China con una historia de más de 65 años. Es la única universidad gestionada conjuntamente por el ministerio de comercio y el de educación del país. “Además, se celebran frecuentemente actividades académicas de intercambio con instituciones y universidades extranjeras que amplían el horizonte cultural de los estudiantes. También hay muchos estudiantes extranjeros en el campus, lo que nos ofrece muchas oportunidades de conocer culturas diversas”, concluye.

Ella representa a una nueva generación de estudiantes que busca aprovechar los conocimientos para convertirlos en puentes culturales de intercambio educativo y cultural. El texto final de la investigación con la que obtuvo el primer premio en el concurso convocado por la legación diplomática cubana en China así lo demuestra: “Cuba y China son dos países que comparten la misma ideología y una historia similar de resistencia al imperialismo. La sensibilidad emocional, sea odio implacable a la opresión o el amor profundo a la tierra natal, grabada en nuestra historia común y que está encarnada por el arte y está, como una estela detrás del cometa, protegiendo nuestra memoria cuando el tiempo transcurre, permaneciendo en el universo y ejerciendo todavía un eco sonoro en nuestro corazón, que nos alienta a marchar hacia adelante”.

 
Para cualquier sugerencia o consulta puede ponerse en contacto con nosotros a través del siguiente correo
electrónico:spanish@xinhuanet.com
分享
Xinhuanet

Estudiante china gana concurso “Cuba y China: 170 años de una amistad indestructible”

Spanish.xinhuanet.com 2017-07-21 10:26:26

Por ABEL ROSALES GINARTE

BEIJING, julio 21 (Xinhuanet) -- “Cuba y China: 170 años de una amistad indestructible”, es el nombre del concurso al que convocó la Embajada de Cuba en China para recordar la llegada de los primeros chinos al país caribeño. Estudiantes de todas las universidades del país que cuentan con Facultades de Español participaron en el mismo. 

Cui Yue (崔玥), de la Universidad de Economía y Comercio Internacional (UIBE) en Beijing obtuvo el primer premio con la investigación titulada: "El vínculo musical entre Cuba y China". La joven de 23 años quien acaba de terminar el primer año de posgrado defiende que la música es “puente de comunicación cultural y emocional entre Cuba y China desde el arribo de los primeros chinos a Cuba hasta hoy día”.

Cui nació en la provincia nororiental china de Liaoning y es graduada de la facultad de español de la UIBE. “Siempre me ha gustado la música. Cuando vi las películas Buena Vista Social Club y Calle 54, me absorbió la música latina y las historias de los artistas. Muchas canciones me dejan impresiones profundas”, confiesa en exclusiva para Xinhua. Entre las emociones que le trasmite la música caribeña, toma como ejemplo el bolero "Silencio" del compositor boricua Rafael Hernández que interpretan Omara Portuondo e Ibrahim Ferrer en el Buena Vista social Club.

Pero Cui, cuyo nombre en español es Gloria, también tiene otras preferencias: “También me gusta mucho Chucho Valdés, por su estilo auténtico de Jazz Latino. Cada vez que lo escucho me relaja mucho. Además me doy cuenta de que algunos elementos de la música latina se utilizan cada vez más en las canciones chinas, lo cual me parece un fenómeno interesante y significativo. Por eso decidí tomar este tema para mi trabajo”. Precisamente en su investigación escribe: “En 2015, tuvo lugar un concierto por los 500 años de fundación de La Habana, en el cual el gran pianista cubano, Chucho Valdés, y el chino, Lang Lang, llevaron al público al clímax con su colaboración musical. A lo largo de la historia, es evidente que la interacción cultural sino-cubana ha impulsado los contactos entre los dos estados, y la relación amistosa entre los dos gobiernos ha fomentado los intercambios sociales y culturales”.

Miguel Ángel Ramírez, jefe de la legación cubana en el dragón asiático durante la conmemoración de la efemérides reconoció que desde el 3 de junio de 1847 cuando atracó en La Habana el bergantín español Oquendo, que había zarpado de un puerto de la actual provincia de Fujian, con 206 chinos a bordo, el espíritu de rebeldía y tradición de lucha de los chinos se conectó con la nación cubana. Igualmente recordó la decisión de la Revolución Cubana de establecer vínculos con China en 1960 y el respeto y admiración de la mayor isla del Caribe por los valores y tradiciones de China.

Cui Yue no ha visitado Cuba pero estuvo en España hace tres años como estudiante de intercambio. Se siente fascinada por la riqueza y la diversidad cultural de los países hispanohablantes, especialmente de Cuba. “Siempre considero que el idioma es una llave para abrir las puertas de muchas culturas. Si no hubiera estudiado el español, no habría conocido a fondo la emotiva tristeza del flamenco, el misterio de las pirámides mexicanas o el romanticismo de las letras de las canciones cubanas. Además, el idioma español también me permite intercambiar ideas con amigos de diferentes países, lo que me ayuda a enriquecer mis conocimientos y a tener una mejor comprensión en el trato con otras personas”, destaca.

La Universidad de Economía y Comercio Internacional donde estudia fue fundada en 1951, una de las más importantes de China con una historia de más de 65 años. Es la única universidad gestionada conjuntamente por el ministerio de comercio y el de educación del país. “Además, se celebran frecuentemente actividades académicas de intercambio con instituciones y universidades extranjeras que amplían el horizonte cultural de los estudiantes. También hay muchos estudiantes extranjeros en el campus, lo que nos ofrece muchas oportunidades de conocer culturas diversas”, concluye.

Ella representa a una nueva generación de estudiantes que busca aprovechar los conocimientos para convertirlos en puentes culturales de intercambio educativo y cultural. El texto final de la investigación con la que obtuvo el primer premio en el concurso convocado por la legación diplomática cubana en China así lo demuestra: “Cuba y China son dos países que comparten la misma ideología y una historia similar de resistencia al imperialismo. La sensibilidad emocional, sea odio implacable a la opresión o el amor profundo a la tierra natal, grabada en nuestra historia común y que está encarnada por el arte y está, como una estela detrás del cometa, protegiendo nuestra memoria cuando el tiempo transcurre, permaneciendo en el universo y ejerciendo todavía un eco sonoro en nuestro corazón, que nos alienta a marchar hacia adelante”.

010020070760000000000000011100001364317451