Enfoque de China: Comercio sino-ruso a través del lente de la cámara de una familia china

Spanish.xinhuanet.com   2017-06-19 17:23:30

HARBIN, 19 jun (Xinhua) -- Siempre que llueve en el verano, Qiu Xianglin toma su cámara y da un paseo junto a la orilla del río Heilongjiang, que marca la frontera entre China y Rusia. Si un arcoíris se extienda sobre el río entre la ciudad china de Heihe y la rusa de Blagoveshchensk, Qiu estará emocionado durante varios días.

"Es que esa es la imagen más bonita en mi corazón", dice Qiu, de 74 años de edad y fotoperiodista en jefe del Diario de Heihe hasta su jubilación. Durante 40 años, con su cámara registró los cambios en la cooperación comercial y económica entre China y Rusia en más de 100.000 fotos.

"Sandías a cambio de fertilizantes químicos" es una de sus obras más famosas. Fue tomada en 1987, poco después del reinicio del comercio a través del puerto de Heihe.

"Nuestra parte intercambió más de 300 toneladas de fertilizantes rusos, muy necesarios entonces, por 208 toneladas de sandías", explica.

A lo largo de los años, el comercio bilateral se hizo cada vez más intenso, y Qiu fue testigo de primera fila.

"El comercio directo entre ciudadanos de Heihe con la URSS fue el más dinámico, una escena que no se veía en otros lugares de China. La calle central estaba llena de comerciantes con carruajes que intercambiaban abrigos de lana de los soviéticos por ropa deportiva local", recuerda Qiu.

Los productos de industria ligera de China, como vestuario, zapatos y sombreros, eran muy populares al otro lado de la frontera, mientras los productos soviéticos de cuero y metal se ganaron el corazón de los chinos.

Para satisfacer las demandas de ambas partes, el entonces Ministerio de Comercio Exterior y Cooperación Económica (ahora Ministerio de Comercio) y el gobierno provincial de Heilongjiang celebraron en la ciudad de Harbin, en 1990, la primera feria económica y comercial entre China y la URSS y los países del este de Europa.

"El comercio de trueque era básicamente el modelo principal de negocios, y fue el precursor de la Feria Internacional de Comercio de Harbin", explica Qiu, quien tomó muchas fotos del evento.

"Tres hombres de edad mediana con las manos entrelazadas detrás de la espalda inclinándose para observar piezas de artesanía de abedul" es una foto tomada durante la 23ª edición de la feria internacional de comercio de Harbin, en 2012, por Qiu Qilong, hijo de Qiu Xianglin.

Luego de la disolución de la Unión Soviética, la feria experimentó varios cambios, antes de adoptar su formato actual, con un enfoque en los negocios con Rusia.

Qiu Qilong siguió el camino de su padre, y siempre toma miles de fotos en la Feria Internacional de Comercio de Harbin, que se celebra cada año.

En 2014, en su edición 25ª, la feria fue objeto de un nuevo ajuste, y se convirtio en la Exposición China-Rusia. En ese mismo año, Qiu Guodong, de 19 años de edad, se despidió de su ciudad natal, Heihe, para estudiar en el Instituto Tecnológico de Harbin, en Heilongjiang.

Influenciado por su padre y su abuelo, el joven Qiu comenzó a registrar la "amistad entre China y Rusia" desde cuando era un niño. Qiu, quien habla ruso con fluidez, tiene un sentimiento especial hacia el país vecino.

"Mi padre siempre me hablaba de las ferias comerciales, pero lo que ví con mis propios ojos fue totalmente diferente", asegura.

Qiu quedó sorprendido al entrar en el Centro Internacional de Convenciones de Harbin, donde se celebra la actual exposición, que es la cuarta edición.

Un modelo del sumergible tripulado chino Jiaolong, un avión no tripulado, piezas de nanotecnología, grafeno..., estas y otras muestras de tecnología avanzada cambiaron su idea sobre la cooperación sino-rusa.

Incluso indagó un poco sobre el comercio fronterizo electrónico entre los dos países.

"Los estudiantes universitarios son animados a iniciar sus propios negocios, y creo que en ese aspecto mi ciudad natal tiene ventajas", indica.

La exposición de este año, inaugurada el jueves, también tiene como objetivo ampliar la base común para la construcción de la Iniciativa de la Franja y la Ruta y la Unión Económica Euroasiática (UEE). El evento cuenta con la participación de comerciantes y funcionarios de 74 países y regiones.

Como es su costumbre, tras otra lluvia de verano el abuelo Qiu da un paseo por la orilla del Heilongjiang. Aunque esta vez tampoco hay arcoíris, levanta su cámara y toma una foto de un puente en construcción. La estructura conectará a Heihe y Blagoveshchensk, y estrechará aún más los lazos entre ambas ciudades.

Para cualquier sugerencia o consulta puede ponerse en contacto con nosotros a través del siguiente correo
electrónico:spanish@xinhuanet.com
  
FOTOS  >>
VIDEO  >>
  TEMAS ESPECIALES  >>
XI JINPING VISITA KAZAJISTAN
LI KEQIANG VISITA A ALEMANIA Y BELGICA
Xinhuanet

Enfoque de China: Comercio sino-ruso a través del lente de la cámara de una familia china

Spanish.xinhuanet.com 2017-06-19 17:23:30

HARBIN, 19 jun (Xinhua) -- Siempre que llueve en el verano, Qiu Xianglin toma su cámara y da un paseo junto a la orilla del río Heilongjiang, que marca la frontera entre China y Rusia. Si un arcoíris se extienda sobre el río entre la ciudad china de Heihe y la rusa de Blagoveshchensk, Qiu estará emocionado durante varios días.

"Es que esa es la imagen más bonita en mi corazón", dice Qiu, de 74 años de edad y fotoperiodista en jefe del Diario de Heihe hasta su jubilación. Durante 40 años, con su cámara registró los cambios en la cooperación comercial y económica entre China y Rusia en más de 100.000 fotos.

"Sandías a cambio de fertilizantes químicos" es una de sus obras más famosas. Fue tomada en 1987, poco después del reinicio del comercio a través del puerto de Heihe.

"Nuestra parte intercambió más de 300 toneladas de fertilizantes rusos, muy necesarios entonces, por 208 toneladas de sandías", explica.

A lo largo de los años, el comercio bilateral se hizo cada vez más intenso, y Qiu fue testigo de primera fila.

"El comercio directo entre ciudadanos de Heihe con la URSS fue el más dinámico, una escena que no se veía en otros lugares de China. La calle central estaba llena de comerciantes con carruajes que intercambiaban abrigos de lana de los soviéticos por ropa deportiva local", recuerda Qiu.

Los productos de industria ligera de China, como vestuario, zapatos y sombreros, eran muy populares al otro lado de la frontera, mientras los productos soviéticos de cuero y metal se ganaron el corazón de los chinos.

Para satisfacer las demandas de ambas partes, el entonces Ministerio de Comercio Exterior y Cooperación Económica (ahora Ministerio de Comercio) y el gobierno provincial de Heilongjiang celebraron en la ciudad de Harbin, en 1990, la primera feria económica y comercial entre China y la URSS y los países del este de Europa.

"El comercio de trueque era básicamente el modelo principal de negocios, y fue el precursor de la Feria Internacional de Comercio de Harbin", explica Qiu, quien tomó muchas fotos del evento.

"Tres hombres de edad mediana con las manos entrelazadas detrás de la espalda inclinándose para observar piezas de artesanía de abedul" es una foto tomada durante la 23ª edición de la feria internacional de comercio de Harbin, en 2012, por Qiu Qilong, hijo de Qiu Xianglin.

Luego de la disolución de la Unión Soviética, la feria experimentó varios cambios, antes de adoptar su formato actual, con un enfoque en los negocios con Rusia.

Qiu Qilong siguió el camino de su padre, y siempre toma miles de fotos en la Feria Internacional de Comercio de Harbin, que se celebra cada año.

En 2014, en su edición 25ª, la feria fue objeto de un nuevo ajuste, y se convirtio en la Exposición China-Rusia. En ese mismo año, Qiu Guodong, de 19 años de edad, se despidió de su ciudad natal, Heihe, para estudiar en el Instituto Tecnológico de Harbin, en Heilongjiang.

Influenciado por su padre y su abuelo, el joven Qiu comenzó a registrar la "amistad entre China y Rusia" desde cuando era un niño. Qiu, quien habla ruso con fluidez, tiene un sentimiento especial hacia el país vecino.

"Mi padre siempre me hablaba de las ferias comerciales, pero lo que ví con mis propios ojos fue totalmente diferente", asegura.

Qiu quedó sorprendido al entrar en el Centro Internacional de Convenciones de Harbin, donde se celebra la actual exposición, que es la cuarta edición.

Un modelo del sumergible tripulado chino Jiaolong, un avión no tripulado, piezas de nanotecnología, grafeno..., estas y otras muestras de tecnología avanzada cambiaron su idea sobre la cooperación sino-rusa.

Incluso indagó un poco sobre el comercio fronterizo electrónico entre los dos países.

"Los estudiantes universitarios son animados a iniciar sus propios negocios, y creo que en ese aspecto mi ciudad natal tiene ventajas", indica.

La exposición de este año, inaugurada el jueves, también tiene como objetivo ampliar la base común para la construcción de la Iniciativa de la Franja y la Ruta y la Unión Económica Euroasiática (UEE). El evento cuenta con la participación de comerciantes y funcionarios de 74 países y regiones.

Como es su costumbre, tras otra lluvia de verano el abuelo Qiu da un paseo por la orilla del Heilongjiang. Aunque esta vez tampoco hay arcoíris, levanta su cámara y toma una foto de un puente en construcción. La estructura conectará a Heihe y Blagoveshchensk, y estrechará aún más los lazos entre ambas ciudades.

010020070760000000000000011100001363777161